Cinco enfoques vitales sobre los que actuar

Hace unos días tuiteamos un frase que, como todo lo que procuramos compartir, nos hizo “touch”: “La muerte está tan segura de sí misma que nos regala la vida como ventaja”.

Es cierto que estamos viviendo una época complicada, plagada de circunstancias que nos obligan a levantarnos cada día con una fuerza renovada; a esforzarnos por adaptarnos a los cambios y extraer la esencia de lo importante. También es cierto que nuestras conexiones neuronales no llevan bien eso de vivir continuamente situándonos en el peor de los escenarios. Pero, quizás, sea interesante proponernos una pequeña parcela de trabajo diario de introspección para detenernos a observar, atender y valorar cuestiones tan importantes como las que nos gustaría no perdernos en la vida o, yendo más allá, como aquellas que estamos a tiempo de evitar arrepentirnos si un día echamos la vista atrás.

Hace poco descubrimos la historia de la australiana Bronnie Ware, que trabajó durante años reconfortando a pacientes terminales, a los que parecía que sólo había que calmar el dolor físico. Bronnie escribió el libro “The Top Five Regrets of the Dying” (Los 5 mayores remordimientos de los moribundos) en el que, con palabras reconfortantes y cierto toque de humor, narra su experiencia al descubrir que, las personas que se encuentran conscientes de sus últimos tiempos de vida, viven una especie de revelación en el que algunas personas sufren al percibir que ya sea tarde para enmendar situaciones o hacer lo que entonces se dan cuenta que deseaban hacer y no hicieron.

Extractamos las cinco situaciones que Bronnie sugiere que suelen ser puntos de arrepentimiento vital, con el único efecto de invitarnos a la reflexión y, si es posible, que procuremos identificar nuestros esfuerzos ahora y siempre.

1. “He enfocado mi vida en hacer lo que los demás esperaban de mi, siempre procurando satisfacer a todos. No he vivido una vida auténtica por mi mismo pero tampoco he conseguido satisfacer a todos”. Se requiere una buena dosis de coraje y de trabajo interior para identificar exactamente qué es lo que nosotros queremos y enfocarnos en nuestros sueños, anhelos y objetivos. Sabemos que no podemos conseguir que todo cuanto hagamos “guste” a todos cuantos nos rodean o tienen influencia en nuestras vidas. Qué duda cabe que dar satisfacción crea la propia satisfacción. Sin embargo, determinar con claridad nuestras prioridades, también respecto de a qué personas del total buscamos satisfacer, y buscar que esas personas no nos distancien de nosotros mismos, seguro que resulta más auténtico para nosotros.

2. “He destinado la inmensa mayoría de mi vida a trabajar, a perseguir un objetivo económico o laboral y he desatendido momentos importantes con mis seres queridos”. El trabajo no sólo es absolutamente necesario para sustentar nuestras necesidades y las de nuestras familias, sino que nos desarrolla como personas y produce grandes satisfacciones personales. El punto está en el “demasiado trabajo” o “sólo trabajo” (adicción al trabajo) que nos lleve a desatender o alejarnos de nuestros seres queridos, perdiéndonos momentos importantes para nuestro desarrollo personal.

3. “Me hubiese gustado tener el coraje para expresar mis sentimientos”. En ocasiones, la educación, las experiencias que forjan nuestra personalidad, el entorno en el que nos hemos ido moviendo a lo largo de nuestra vida, nos llevan a ser rígidos en la expresión de las emociones. No conocemos a nadie que, cuando consigue liberarse de esas ataduras externas, y expresa sus sentimientos no se sienta francamente liberado. Probemos cada día a expresar nuestro amor, nuestra admiración, nuestras dudas, temores y tristezas. Y, dando un paso más, os invitaría a asumir la gran responsabilidad de educar a nuestros niños en identificar y expresar con naturalidad sus emociones. Si consiguiéramos eso… llenaríamos el mundo de personas que como mínimo tendrían un “arrepentimiento” menos en la lista, por no citar su efecto multiplicador!!!

4. “Lamento no haberme mantenido en contacto con mis amigos. Fui consciente cuando me necesitaban y también de que no supe estar a su lado”. Confesamos que el equipo que os escribe tiene entre manos una multi-actividad de vértigo y, por tanto, nos hacemos cargo de que el tiempo adquiere un valor increíble y, además, es tan limitado que resulta escaso. Resulta complicado, por no decir “dañino” darse a todo con intensidad porque conduce a agotamiento físico y mental. Quizás consista en balancear nuestro tiempo sin extremos y procurar gestionarlo de forma eficaz para destinar momentos en compartirlo con aquellos a los que queremos. ¿A quién hace tiempo que no le hablas, pero te gustaría ver? ¿Recuerdas que en navidades alguien te envió un mensaje y le dijiste que era mala época? A todos nos gusta sentirnos queridos y atendidos. Cultivemos nuestras relaciones personales y, si nos lo permitís… abramos nuestra mente incluso a conectar con desconocidos. Os invitamos a disfrutar del increíble valor que aporta “descubrir personas”.

5. “Desearía haberme permitido ser más feliz y mejorar, pero sé que tenía miedo”. Es una realidad que no nos han educado para adaptarnos a los cambios, en el sentido de asumir riesgos y consecuencias previsibles pero también inesperadas, y continuar no obstante abriendo caminos diversos. Mentalmente nos aferramos a la permanencia de situaciones que nos agradan o a objetivos conseguidos. Sin embargo, es una realidad incuestionable que los cambios se producen, y muchos a lo largo de nuestras vidas!!. Mientras no interioricemos que no todo permanece estaremos dando cancha al miedo que se sitúa en nuestro cerebro creando una conexión neuronal que nos empuja a reaccionar con el mismo impulso ante el mismo estímulo. Mientras ese miedo nos paralice, no seremos capaces de avanzar y lograr nuestros sueños, anhelos y objetivos del punto 1.

Todo cambio es un riesgo, pero sin cambios no hay mejoras.

¡Qué interesante trabajo evitar ser los verdaderos responsables de cerrar nuestro propio círculo! Porque nos guste asumirlo o no, somos los únicos responsables de dimensionar nuestras propias vidas.

www.fun4shoppers.es

 Imagen

Anuncios

4 pensamientos en “Cinco enfoques vitales sobre los que actuar

  1. miryam

    Magnífico reportaje!!! Ojala tuviéramos el valor de afrontar los cambios con valentía, sin miedo. Creo que la mejor herramienta para llevarlo a cabo es la atención. De hecho, creo que es la única. Prestando atención constantemente, a todas las cosas que hacemos de manera automática sin darnos cuenta. A todas esas formas de castigo que nos autoimponemos no sé por qué (porque así nos han educado, supongo). Supongo que ese cambio es posible… así que hala, a prestar atención!!!!! Beso enorme!!!!

    Me gusta

    Responder
  2. fun4shoppers Autor de la entrada

    1000 Gracias Miryam por dejarnos tu mimo en el blog. Importante matiz el de la atención y la observación constante. Conociéndote a tí, gran parte de nuestras “chinadas” por una mejora interior vital provienen de esas ricas charlas filosofales!! De modo que, trabajando, algo conseguiremos. Un abrazo enorme!!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s