Rendirse no es una opción

“El éxito es la habilidad de ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo”. Winston Churchill

Un Ipod, el horno microondas o la Coca Cola son productos que todo empresario sueña con crear. Sin embargo cualquiera de ellos, y muchísimos más, fueron ideados, concebidos, fracasaron y volvieron a nacer gracias al ingenio, al entusiasmo y a la perseverancia de sus creadores.

Hoy en día, cada uno de ellos vale miles de millones, pero no siempre fue así. Cuando sus sueños no se cumplieron, sus creadores no se dejaron vencer por el desaliento. Analizaron los fallos, estudiaron qué podían mejorar, idearon nuevas estrategias de comercialización y volvieron a lanzar sus productos para alcanzar el éxito.

Todos ellos tenían en el hecho de partir de cero, su ventaja más clara. La oportunidad de partir de crear de la nada su forma, su envase, su producto.

Pero ese partir de cero también era su principal desventaja. La necesidad de investigar y trabajar como locos para colocarse entre las preferencias de los consumidores, superando el mayor de los enemigos: el temor y la desconfianza hacia lo nuevo y desconocido.

Las claves del éxito están, no sólo en el producto en sí, sino también en las promociones, la planificación de medios y la publicidad. En definitiva, en la manera de lanzarlo.

Lo más importante, indudablemente, es la ventaja diferencial que aporta el nuevo producto y por la que tiene su razón de ser. Sin embargo, eso no es todo, ya que esa ventaja comparativa tiene que ser relevante y percibida por el consumidor.

La ventaja puede ser el envase, el rendimiento del producto, el precio, la resolución de un problema que otras marcas no resuelven o, por qué no?, un nuevo uso. La que sea, pero debe ser real y que el consumidor la considere siginificativa.

Y si a la primer no tenemos éxito, reinventémonos y saquemos una segunda versión.

Los cigarrillos Marlboro, máxima expresión y símbolo de la virilidad, en algún momento llevaron boquilla de color rojo y blanco estilo “vampiresa” para atraer a las fumadoras. Los Kleenex se anunciaron en su día como artículo de lujo, debidamente recomendado para las estrellas de Hollywood. Los inventores de la Pepsi-Cola quebraron varias veces antes de que sus sucesores se hicieran cargo de esas mismas marcas y las condujeran al triunfo.

Productos anticuados han conocido una segunda o una tercera vida. Algunos productos calificados en su día como invendibles han triunfado después con un nuevo lanzamiento: el bolígrafo, la cerveza baja en calorías o las pinturas preparadas son ejemplos de ello.

No rendirse ante un primer o un segundo fracaso es la clave. Las cosas no siempre salen cómo están planeadas, pero eso no puede ser más que otro motivo más para seguir intentándolo, para seguir investigando y, con los cambios precisos, volver a la carga hasta conseguirlo.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break. No nos rendiremos nunca!! Siempre ahí, siempre en la lucha. Feliz martes!!

#fun4Dj #fun4Break www.fun4shoppers.es

 leopard-seal-goes-for-penguin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s