A vueltas con Coca-Cola

Verás como hoy, así para empezar la semana y como quien no quiere la cosa, me meto en un jardín…

Mucho se está hablando durante estos días de Coca Cola. El cierre de cuatro de sus plantas embotelladoras con el consiguiente despido de 750 personas ha revolucionado las redes y supuesto que muchos oportunistas se suban al carro de la crítica y la descalificación gratuita.

No voy a aplaudir, faltaría más, la decisión tomada. Cualquier decisión empresarial que suponga un despido es verdaderamente triste y lamentable. Y lo es también, no me cabe la menor duda, para quien la toma. Aunque habitualmente se tache a empresarios y directivos de caciques deshumanizados y sin escrúpulos, y aunque alguno habrá de ese tipo (como en operarios de primera línea de producción, limpieza o administración, vaya) lo cierto es que, tomar una decisión que suponga un despido no es plato de buen gusto para nadie.

Hay que aclarar, además, que las cuatro plantas que se cierran no son plantas de Coca-Cola propiamente dichas. Son de una embotelladora independiente. Que sí, que trabajan para Coca-Cola, pero no son Coca-Cola Company. Lo que pasa que queda mejor atacar a una multinacional (americana, para más inri, con todo lo que ello conlleva para determinados sectores de la sociedad) que a 8 empresas embotelladoras españolas unidas.

No es menos cierto que, en cierto modo, se veía venir, desde el momento que Coca Cola Iberian Partners nace en Febrero de 2013 como fusión de 8 embotelladoras existentes. Y, si no en todas, en la mayoría de las fusiones, se producen una vez trascurrido un cierto tiempo, reajustes operativos que suponen o suelen suponer, la eliminación de ineficiencias en el sistema productivo.

Además, tanto Coca-Cola como sus embotelladoras son empresas 100% privadas. Sostenidas por sus accionistas e inversores a los que se debe rendir cuentas. La época de las grandes empresas públicas creadas para dar empleo público y con la obligación de mantenerlo hace tiempo que, en un entorno competitivo e igualitario en el acceso a subvenciones y ayudas, ha pasado a mejor vida.

Las empresas, tanto las grandes como Coca-Cola, como las medianas o pequeñas, o los autónomos que se lanzan a la aventura de emprender por su cuenta, tienen un único fin, no lo olvidemos: ganar dinero. Y para ello es necesario que haya un riguroso control de costes, una total eliminación de costes de ineficiencia y una optimización de su sistema productivo. Y esto es así tenga 1 o 10.000 trabajadores.

La decisión de Iberian Partners es, sin duda, dolorosa y dura. Dejar en la calle a 750 trabajadores es un golpe muy duro de encajar. Pero, por desgracia, seguramente necesaria. De no haber sido así, probablemente se habrían visto abocadas, con el tiempo, a cerrar no ya cuatro sino las ocho y eso hubiera sido bastante peor.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido un #fun4Break un tanto diferente, lo sé. No aplaudimos ni defendemos el despido de nadie, por descontado. Solo hemos pretendido dar una visión objetiva del problema.

Para nosotros, para mí, por mucho que nos duelan esos despidos, Coca-Cola seguirá siendo la marca de la chispa de la vida, la positividad y la motivación. Al margen de polémicas o decisiones empresariales duras.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4Shoppers.es

 logo-coca-cola-esconde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s