Un buen estudio previo avala el suelo en que pisas

Leía esta mañana, junto con el primer café del día, un artículo sobre una determinada inversión realizada en una ciudad española (no vamos a dar nombres por no entrar en polémicas innecesarias). La inversión, de características gigantescas (como todas las de este tipo, claro) serviría para dotar a la ciudad en concreto de una instalación deportiva al más alto nivel que podría ser rentabilizada, además, mediante el alquiler de la instalación a usuarios particulares, grupos y turistas, además de su uso eminentemente deportivo y profesional.

Todo ello basado y reforzado por un estudio que “garantizaba” que una instalación de esas características generaría una demanda estimada en 100.000 usuarios al año, lo que garantizaría la rentabilidad de la inversión.

Pues bien, a día de hoy, esa instalación cerró el año pasado con 213 visitantes y el año anterior, con 627. Incluso en el mejor año de su existencia, que debía haber sido la revolución, tan solo 4000 personas utilizaron las instalaciones.

Saco esta noticia a colación por un doble motivo. Por una parte, estamos hoy en día demasiado acostumbrados a que empresas supuestamente profesionales avalen estudios y realicen previsiones, sin tener la más remota idea de lo que están hablando, generando falsas expectativas y, además, cobrando cantidades ingentes por ello. Del mismo modo que están floreciendo supuestos expertos en otras áreas, que se suben al carro de lo que está de moda y con cuatro frases aprendidas tratan de deslumbrar a los poco precavidos, exige profesionalidad y referencias a quienes encomiendes informes o estudios para tu proyecto. Quien se juega el dinero eres tú. Una decisión desacertada en ese sentido hará que te estrelles estrepitosamente al confiar en previsiones que no son ciertas.

Por otra parte, nadie mejor que tú conoce tu sector, tu negocio, tus clientes y tu producto. No defiendo con esto que hagas tú todo el trabajo. Evidentemente hay que delegar funciones y hay expertos profesionales en todos los campos que te pueden asesorar y ayudar. Pero siempre manteniendo un control sobre lo que se externaliza. Y, por supuesto, dirigiendo, estudiando resultados intermedios, corrigiendo desviaciones, proponiendo alternativas y orientando los trabajos a los resultados que se pretenden obtener.

Es la única manera de no encontrarte con resultados desagradables si se resquebrajan los cimientos donde has levantado tu proyecto.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía del martes y este ha sido nuestro #fun4Break. Cinco minutos de reflexión y desconexión diarios a través de una entrada en nuestro blog en la que compartimos y le damos la vuelta a temas de actualidad.

Gran día para todos!! Hoy es, sin duda, el mejor martes de la semana!! A por él!!

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.es

 ducks-on-frozen-lake

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s