Hablamos de fidelidad??

Fidelidad. Sabemos lo que es? Es una virtud en decadencia o sigue plenamente vigente? Somos infieles por naturaleza, como se asegura, o es sólo un mito?

Antes de seguir y que alguien se me tire al cuello, aclaro que, como no podía ser de otro modo, me refiero única y exclusivamente a nuestra fidelidad como consumidores. De infidelidades de otro tipo ni se habla ni se admiten.

Es, no cabe duda, la fidelización de nuestros clientes el Santo Grial que a cualquier empresario o emprendedor nos gustaría encontrar. Conseguir atraerles, que repitan, que nos recomienden, que traigan a sus amigos… es el paraíso que todos deseamos encontrar.

Sin embargo todas las campañas y herramientas de fidelización de clientes con que nos encontramos en el día a día, ni fidelizan (más bien al contrario) ni plantean argumentos novedosos y diferenciadores para nuestros clientes. Son más de lo mismo. Más de lo de siempre, además.

Utilizar cartillas para sellar por cada compra o folletos para pegar sellos era un novedad, a lo mejor, en los años 60, pero hoy en día está muy lejos de ser útil, práctico o diferencial. Además de suponer un engorro para nuestros clientes, por la pérdida de tiempo que supone y el incordio que resulta llevarlos encima, no les reporta ni un retorno inmediato ni un trato verdaderamente diferencial.

Las tarjetas de fidelización son simples cartulinas (o tarjetas formato tarjeta de crédito, vaya), pero que no suponen ninguna ventaja ni trato especial para sus poseedores. A cambio de ceder datos, que no sabemos bien para qué se utilizan, si verdaderamente se utilizan, lo único que nos dan en retorno es una tarjeta más para la ya desbordada cartera y una opción de descuento al cabo de un determinado número de compras que, generalmente, no se cumplen.

Eso no es fidelización. Fidelizar supone ofrecer a nuestro cliente un algo más, un plus, un motivo que le haga confiar en nosotros, que le haga volver. Un trato diferencial, adaptado a sus necesidades, que le dé lo que busca. Un servicio a medida, cercano, que cubra no solo sus necesidades sino que le aporte sensaciones y experiencias positivas.

Y eso, una tarjeta o una cartilla de cupones no se lo dan. Antes al contrario, se lo quita.

La mejor manera de fidelizar a nuestro cliente es conocerle. Saber lo que quiere, lo que necesita, sus gustos, sus fobias. Saber por qué viene a nuestro negocio, conocer qué fallos encuentra en lo que le ofrecemos, qué cambiaría, que mantendría. Darle la oportunidad de sentirse como en casa, cuidado y mimado. Convertir la decisión de compra en una experiencia inolvidable es lo que hará que repita, que vuelva, que no nos cambie por nada.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break, porque la fidelidad, digan lo que digan, nunca pasará de moda. Cultivémosla!!

#fun4DJ #fn4Break www.fun4shoppers.es

 a-soldier-and-his-dog-in-iraq

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s