Eres siempre el mismo?

Encuéntrate y sé tú mismo; recuerda que no hay nadie como tú“. (Dale Carnegie)

En nuestra sociedad actual, hiperconectada e hiperinformada, en la que todo sucede online y con un peso creciente de las redes sociales, podría decirse que si no estás en ellas no existes. Y si bien el día en que esa afirmación sea completamente verdad no ha llegado aún, no le faltará mucho y no cabe la menor duda de que llegará.

Las redes sociales han cambiado ya no solo la forma de comunicarnos con los demás sino incluso nuestra propia forma de vivir. Las conversaciones telefónicas han prácticamente desaparecido en favor de chats y diálogos a través de cualquier aplicación de mensajería, nos fiamos de las redes para formarnos una opinión sobre cualquier cosa que nos propongamos hacer, el intercambio de información hace tiempo que ha cambiado la manera en que nos mostramos al mundo. Ya no hacemos fotos, capturamos un instante y al momento siguiente la estamos compartiendo en nuestras redes.

Es impresionante el abanico de posibilidades existentes (que sigue creciendo día a día) en las redes sociales: de carácter más personal, más profesional, de imágenes, de cosas que nos gustan, deportivas, de conversación instantánea, de arte,… Las opciones casi son infinitas.

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de la importancia de, entre tal diversidad, escoger bien en cuales queremos y debemos estar. Eso lo tenemos superado.

Pero, cómo nos mostramos en cada una de ellas??. Y no hablo de la actitud que mostraremos en ellas sino de algo tan sencillo como pueda ser el nombre. Es un tema importante al que no siempre se le concede la importancia que merece.

Cada vez más, las redes se interconectan entre sí, pudiendo replicar publicaciones de unas en otras, programar para que salgan en todas a la vez o compartir contenidos de unas en otras. El problema surge cuando citas a otros usuarios (o te citan a ti) en una red concreta y quieres compartir ese contenido en otra. Ahí es cuando se plantean los problemas si tenemos “múltiples personalidades” en las distintas redes.

Lo ideal, y más tratándose de perfiles empresariales, profesionales o de negocio, es que tuviéramos siempre el mismo nombre de usuario en todas, para que no se produjeran errores de este tipo. Obviamente en ocasiones es imposible, por la ingente cantidad de usuarios existentes, pero hasta que se implemente un sistema que unifique los usuarios de todas ellas, lo ideal sería tratar de unificar nuestros usuarios y aparecer en todas partes del mismo modo. Ello no solo facilitaría la intercomunicación potenciando aún más el engagement que de por si producen las redes sociales, sino que, además, incrementaría nuestra imagen corporativa y hablaría muy positivamente de nosotros. Es evidente que quien cuida su imagen (ya sea la personal como la 2.0) es mejor visto, más valorado y más apreciado.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break para empezar la semana. Reforzando nuestra identidad, incluso la digital, seremos más visibles y más deseables.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.es

 lizard-friends

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s