25 años que cambiaron el mundo

Se cumple estos días el 25 aniversario de la mayor revolución de la historia de la humanidad: internet. Puede resultar exagerado definirlo así, pero por su avance, extensión y consecuencias que ha tenido en nuestros comportamientos a todos los niveles, no creo que se aleje demasiado de la realidad, por mucho que haya habido a lo largo de nuestra historia otras revoluciones importantes, evidentemente.

Esta, además, la estamos viviendo en primera persona y ese hecho, añadido a la velocidad a la que se ha desarrollado, la convierte en apasionante y única (al menos para nosotros, como protagonistas).

No podemos pensar en un mundo sin internet, eso es claro, pero podemos tratar de imaginar, por un momento, cómo sería. Bueno, en realidad, no es tan difícil. Seguiríamos viviendo en la época de cuéntame: no habría ordenadores más allá de los necesarios para tratamiento de textos y bases de datos locales, no habría comunicaciones móviles ni correo electrónico, ni “San Google” que nos ayudase a buscar; las redes sociales se seguirían llamando bares o cafeterías y las noticias y la actualidad continuaría siendo absolutamente local.

Alguno podrá pensar que era un mundo mejor, más real, más local y menos estresante. Es posible, sin duda, que fuera más humano. Tal vez más amable y con más verdad. Es cierto. Pero las posibilidades que ha abierto la red de redes y el drástico cambio de modelo que ha supuesto es tan apasionante que supera, con creces, aquellos que hemos perdido (que, en el fondo no tienen por qué haberse perdido: en cada uno está el saber gestionar nuestras emociones y nuestros valores para que nada de lo que teníamos entonces se pierda).

La revolución que ha supuesto la total interconectividad entre las personas, a nivel mundial, además, y la consiguiente interacción producida han cambiado para siempre los comportamientos del ser humano y, también sus hábitos, sus pautas de consumo y la manera de relacionarse con marcas y establecimientos.

De la rápida adaptación a ese entorno y al nuevo modelo dependerá, al cien por cien, nuestras posibilidades de éxito. No queda otra que avanzar con la sociedad y adaptar nuestros métodos, nuestra publicidad y la manera de relacionarnos con nuestros clientes al nuevo entorno que se ha creado. Y quien no lo haga, confiando en su historia, trayectoria o modelo arcaico que le ha funcionado hasta ahora, fracasará estrepitosamente. Y la historia está empezando a estar llena de grandes marcas (muy grandes en algunos casos) que por no haberse adaptado han desaparecido o están en vías de hacerlo: Kodak o USPS (el servicio postal de EEUU), por poner solo dos ejemplos y Nokia, como ejemplo de haber estado al borde de la quiebra, pero ha sabido reinventarse y salir adelante.

El futuro no ha hecho más que comenzar. El futuro ya es hoy y al internet de las personas se está uniendo el internet de las cosas, de tal manera que la información recogida en la red a través de todos los canales (personales, locales, sociales y de nuestros artículos de uso) será global y creará un nuevo escenario apasionante en el que debemos buscar y saber encontrar nuestro sitio. Adaptados, eso sí, a las nuevas condiciones. Al nuevo modelo.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break homenaje a los 25 años de vida de internet. Y, de regalo, una infografía de lo que sucede en un solo segundo en la red: ALUCINANTE!!

#fun4DJ #fun4Break http://www.fun4shoppers.es

 Un segundo en Intenet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s