Serías tu propio cliente?

Y tu? Comprarías en tu tienda? Serías cliente de tu establecimiento, de tu negocio?

Uno de los ejercicios más recomendables que podemos poner en práctica para tratar de comprender mejor no sólo a nuestros clientes sino también a nuestros trabajadores (si los tenemos) o a nuestros compañeros de trabajo es plantearnos esa hipotética situación.

No se trata tanto de empatizar con nuestros clientes o trabajadores, que también, sino de dar un paso más allá y ponernos en su piel cuando entra en nuestro establecimiento o cuando van a desempeñar su trabajo.

En muchas empresas, y más cuanto más grandes son, los máximos responsables tienen poco o ningún conocimiento de lo que sucede en la base de su empresa, a qué se enfrentan sus empleados cada día o como es su día a día. Yo mismo estuve trabajando varios años en una compañía en la que el director general no había pisado nunca ninguno de sus establecimientos ni tenía la menor idea de su funcionamiento, lo que incidía directamente en una clara divergencia entre las propuestas que se planteaban desde arriba con las necesidades del día a día de la empresa.

En esas condiciones es muy difícil, por no decir imposible, que se puedan tomar las decisiones adecuadas para el correcto funcionamiento de la empresa, para comprender a todos los departamentos adecuadamente y para valorar, en su justa medida, el trabajo de cada uno de los empleados.

Del mismo modo, deberíamos de ponernos en la piel de nuestros clientes y pensar si, una vez en nuestro establecimiento, nos gusta lo que vemos, si hay algo que cambiaría (como cliente, no como empresario que busca vender), si la atención es correcta pensando en su satisfacción, si los precios son adecuados, si hay variedad suficiente, si puedo pedir información adicional y se presta adecuadamente, si tengo, como cliente, posibilidad de acceder a sus redes sociales y/o página web para conocer más a fondo la empresa/establecimiento, sus productos y sus novedades…

Son infinidad de cosas que debemos chequear con cierta frecuencia para descubrir si estamos haciendo las cosas bien y poder aplicar, en su caso, las medidas correctoras necesarias. Deberíamos hacerlo, además, desde la más absoluta sinceridad. Convirtiéndonos por un momento en verdaderos clientes, sin relación alguna con nuestro “yo” empresario/propietario/vendedor. Y con la suficiente capacidad de auto-crítica para poder darnos respuestas que, en ocasiones, no queremos admitir.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break de hoy. Una propuesta de análisis desde lo más interno de nuestra organización para poder detectar nuestras debilidades y, corrigiéndolas, crecer y mejorar.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.es

Mystery-Shopping-Secrets-Revealed

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s