Revolución en los transportes ciudadanos: Uber llega para quedarse

La innovación, especialmente si es disruptiva, choca habitualmente con algunos sectores a los que viene a incomodar y sacar de su situación habitual. Especialmente si esa innovación, por ser de utilidad para el usuario final, choca con intereses económicos de sectores concretos.

El último ejemplo lo encontramos con la revolución que se está mascando en el sector de los transportes de personas con la llegada de Uber a nuestro país. El gremio del taxi se ha levantado en pié de guerra y amenaza con huelgas, manifestaciones y movilizaciones a nivel nacional si no se impide el uso de la citada aplicación.

Siento decirles que lo tienen claro, hablando coloquialmente.

Uber es una idea magistral. Bien concebida, bien trabajada y bien implementada. Con una estética elegante llega para facilitar la movilidad de las personas en las ciudades en un momento en que el sector del transporte público no vive sus mejores momentos, con ciudades colapsadas por flotas de autobuses anticuadas y líneas mal diseñadas y un sector del taxi masificado, heredado de épocas de bonanza y grandiosidad, que no ofrece servicios adecuados y tiene siempre colgando el sambenito de sus altos precios y la picaresca del engaño en los recorridos siempre presente.

Es cierto que es un sector que ha sido tradicionalmente exprimido desde las administraciones: precios astronómicos por una licencia, permisos de conducción especial, homologaciones del vehículo, tarifas de dispositivos de radiotaxi desproporcionadas… Una sangría contínua por parte de los cabecillas de los gremios correspondientes de la que ninguno ha podido escapar.

Pero no es menos cierto que, como decía, es un sector en permanente estado de sospecha. Servicios defectuosos, posibilidad de engaño, rutas alargadas artificialmente, buscando siempre los atascos y el camino más largo… Además de flotas de taxis sobredimensionadas para las necesidades actuales.

La innovadora propuesta de Uber llega para cambiar este escenario de manera radical. Su propuesta de utilizar nuestros recorridos diarios para transportar a gente que necesite hacer ese mismo recorrido es, básicamente, lo mismo que se ha venido haciendo desde siempre entre compañeros de trabajo. Pero llevada a su máxima expresión y utilizando las nuevas tecnologías para que cualquier pueda encontrar un coche que le lleve a cualquier sitio de manera rápida y económica.

Los taxistas alegan que no se puede cobrar por llevar a nadie si no se es profesional. Aunque la ley lo permite si ese pago se realiza para compartir gastos, que es donde tiene el apoyo Uber.

La queja de los taxis es un tanto extemporánea en los tiempos que corren. Es como si las telefónicas exigieran la prohibición de las aplicaciones de mensajería (whatsapp, line, etc) y correo electrónico porque hacen que la gente hable menos por teléfono. Suena peregrino, no?. Pues esto es lo mismo.

Los gremios de taxis tendrán que reajustarse, redimensionarse y adaptarse a los nuevos tiempos. Saber convivir con el entorno colaborativo en que vivimos y reinventarse. Y si no son capaces, como cualquier otro sector e empresa que no lo haga, estará abocado a desaparecer. Es duro, pero es así. Es la evolución. Y si no, que se lo pregunten a otros que ya han caído en el camino debido a la innovación y los avances tecnológicos (fotografía tradicional, videos, discos, etc, etc…)

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce de un mediodía festivo en buena parte de España y este ha sido nuestro #fun4Break.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.es

uber

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s