Dónde está el sentido común?

Aunque siempre se ha dicho que el sentido común es el menos común de los sentidos, parece que la realidad se empeña una y otra vez en confirmarlo.

Si uno de las máximas a seguir en cualquier ámbito de la vida es actuar con sentido común, si nos movemos en un medio como es internet, en el que cualquier cosa que se diga o haga tiene trascendencia y queda almacenado, prácticamente, hasta el fin de los días, debería ser dogma de fe.

No somos, sin embargo, muy dados a aplicar ese sentido común cuando se trata de lanzarnos al mundo 2.0. Amparados en un mal entendido anonimato (cualquier persona en las redes puede ser perfectamente identificada ante una presunción de delito, bien sea por sus direcciones de correo, IP desde la que actúa o multitud de otros datos) se vierten opiniones y comentarios que nunca se darían en el mundo real.

El problema es que parece que no somos conscientes de que somos nosotros, voluntariamente, quienes publicamos comentarios, opiniones o fotos.

Si atendemos a la tercera acepción de publicar del diccionario de la RAE, significa “revelar o decir lo que estaba secreto u oculto y se debía callar”. Más claro el agua.

Revelamos información personal que debería seguir siendo personal, confesamos opiniones abiertamente y al público general que son privadas y que, de compartirse, debería hacerse solo con personas de nuestro entorno y de palabra para poder aclarar según qué matices, lanzamos a la red fotografías o videos comprometidos (o compremetedores) simplemente por provocar, por estar a la moda o por el revuelo que pueden causar…

Nuestro comportamiento dista mucho de lo que el sentido común dicta. Y luego vienen las lamentaciones. O las reclamaciones por una presunta “falta de privacidad”. Cómo que falta de privacidad si somos nosotros quienes, voluntariamente, estamos publicando todo eso (recuerdo: revelando lo que se debía callar)??

Se nos llena la boca de reclamaciones de seguridad y privacidad y colgamos fotos de niños o menores en todas las redes. Publicamos en abierto comentarios privados. Lanzamos opiniones arriesgadas sin haber estudiado el tema sobre el que opinamos y con un desconocimiento supino sobre lo que hablamos…

Luego protestamos si un buscador muestra enlaces a publicaciones nuestras pasadas, que no nos gustan o de las que nos arrepentimos.

Y, en un alarde de falta de sentido común, en vez de eliminar esas publicaciones (o pedir que las elimine quien las ha publicado), pedimos al buscador que quite el enlace. La culpa del mensajero, como siempre. Y todo por no asumir la responsabilidad que nos corresponde por esas publicaciones. Por no haber pensado un poco antes de lanzarlas.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break. Cargado de sentido común. Si en el mundo real debería ser nuestra máxima, cuánto más en el 2.0.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

sentido comun yo no fui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s