Dos comportamientos vistos el fin de semana que provocan descontento en tus clientes

El tema de conversación de hoy, no cabe duda, en cualquier medio será el resultado de las elecciones. En cualquier medio menos en este. Somos convencidos defensores de que de política (igual que de religión) no se discute. Son creencias y, como tales, no yo te voy a convencer a ti de que cambies la tuya ni a la inversa.

Además, y precisamente por eso, se generan conversaciones y discusiones larguísimas que no llevan a ningún sitio y lo único que podemos conseguir es fomentar sentimientos negativos en gente que, de otro modo, serían absolutamente cercarnos y amables.

Tampoco hablaremos de futbol. Sí, somos de esa extraña especie a la que el futbol ni le gusta, ni le apasiona, ni lo sigue. Se hay que ver a la selección, pues se ve, pero si hay otro plan mejor…

Sin embargo, sí que hay un comportamiento, común en esos dos escenarios protagonistas de este pasado fin de semana, sobre el que nos gustaría reflexionar y trasladarlo, por comparación, a la manera en que nos comunicamos y llegamos a nuestros clientes en Social Media.

No es un hecho nuevo que en cualquier proceso electoral todos ganan. Los políticos, especialistas en utilizar las estadísticas en su favor, buscan y rebuscan la manera de encontrar un dato positivo en los resultados para decir que han ganado. En algo, en lo que sea. Pero que han ganado.

En el caso de las elecciones de ayer, es más que evidente el descalabro de los dos principales partidos del país. Lo lógico, lo que todos esperábamos, lo que les daría un primer paso en el necesario acercamiento a la sociedad sería reconocer abiertamente que han sufrido un batacazo descomunal. Y, a partir de ahi, tomar las medidas necesarias.

En el otro foco de atención del fin de semana, hemos sido testigos de cómo CR7, en una muestra más de narcisismo y egolatría, celebraba su gol (no vital para el título y de penalti) como si hubiera sido determinante en la victoria de su equipo, “regalando” a sus incondicionales y admiradoras una exhibición más digna de cualquier peep-show que de un partido de futbol.

No era necesaria tal exhibición. Es más, ha resultado contrario a sus pretensiones por extemporáneo.

Tanto en uno como en otro caso, el resultado es una comunicación (verbal en un caso, no verbal en el otro) diametralmente opuesta a lo que esperamos recibir. Y el resultado no es otro que el rechazo y el descontento.

Debemos cuidar lo que decimos y cómo lo decimos. Nuestros clientes esperan de nosotros una comunicación que esté en consonancia con nuestra imagen, con nuestra filosofía y con lo que les proyectamos. Si buscamos escaquear la verdad dando disculpas absurdas ante un fallo o un mal servicio, o alardeamos de nuestra posición dominante, por citar los dos ejemplos concretos que comentábamos, el resultado será igual de nefasto: nos estaremos alejando de lo que esperan  nuestros clientes de nosotros y habremos dado el primer paso para perderlos definitivamente.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break en un día de resaca informativa (futbolística y electoral). Comenzamos la semana con intensidad, pero con calma. Tratando de comunicarnos en vuestro mismo canal.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Gato descontento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s