Cautiva a tus clientes vendiendo sensaciones

Uno de los principales factores que han llevado a que cambiemos, no sólo nuestra manera de comprar, sino incluso nuestra manera de interactuar y socializar ha sido la importancia que, de un tiempo a esta parte y precisamente por el auge de las redes sociales, se le está dando a las emociones.

Las emociones rigen todos y cada uno de nuestros actos. Es evidente en el mundo real, pero también lo es en el 2.0. Cuando compartimos contenido en las redes lo hacemos porque nos ha agradado y queremos transladar ese mismo sentimiento a nuestros conocidos o nos ha horrorizado y compartimos nuestro enfado e indignación.

En realidad, existen cuatro emociones básicas (por llamarlas de alguna manera) que nos provocan distintos comportamientos cuando las trasladamos al mundo digital. La felicidad y alegría nos hace querer compartir contenido. La felicidad nos lleva a querer compartir. La tristeza, nos conduce a empatizar con quien sufre. El miedo y la sorpresa nos provoca buscar salidas y el enfado nos vuelve, normalmente, más tercos.

Sea en el sentido que sea, es evidente que, con nuestra estrategia de marketing deberemos tratar de alcanzar alguna de estas emociones en nuestros clientes y consumidores para lograr “tocar su fibra sensible” y conseguir, primero que interaccionen, y segundo que de esa interacción surjan comportamientos de compra.

De un reciente estudio realizado por IPA Databank se desprende que las campañas basadas en los sentimientos alcanzan un alto grado de efectividad en un 31% de los casos, frente a solo un 16% (prácticamente la mitad) de aquellas que solo trabajan el componente racional. A mitad de camino, obviamente, con un 26% se encuentran las campañas que combinan ambos factores para llegar al cliente.

La conclusión es clara. Las emociones juegan un papel fundamental a la hora de provocar la decisión final de compra del consumidor. Es por ello que debemos centrar todas nuestras acciones en llegar al corazón de nuestros clientes, en conquistarles cada día, en provocarles algún tipo de sentimiento hacia nuestro establecimiento y hacia nuestra marca. Sólo así conseguiremos cautivarlos y enamorarlos. Solo así conseguiremos esa interacción y ese engagement definitivo.

Es evidente que en la decisión de compra intervienen factores racionales y no los debemos obviar, pero el switch que detonará la decisión de compra final será, en una gran mayoría de los casos, un factor emocional.

Debemos convencernos de que no solamente vendemos productos o servicios sino experiencias para nuestros clientes. Que no solo estamos cubriéndoles una necesidad concreta sino proporcionándoles disfrute, sensaciones y satisfacción. En la medida que logremos trasladar ese sentimiento a nuestros clientes habremos conseguido cautivarles.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y esta ha sido nuestro #fun4Break de hoy buscando conquistar a nuestros clientes, tratando de cautivaros.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

sensaciones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s