A vueltas con la privacidad

Con la masificación de dispositivos móviles, ordenadores, apps y redes sociales que estamos viviendo, uno de los aspectos que, aparentemente, más preocupa a los usuarios es la privacidad.

Aparentemente, porque realmente los usos y comportamientos habituales manifiestan una nula preocupación por la privacidad aunque luego “se nos llene la boca” de críticas defendiendo la intimidad de según qué datos.

En cualquier caso, quizás lo primero sería reflexionar sobre el concepto de privacidad y qué es lo que supone hoy en día ya que, en un mundo como el que vivimos, una interpretación demasiado tradicional entraría en contradicción con el propio desarrollo.

La LOPD establece que prácticamente cualquier dato es personal y privado (nombre, apellidos, teléfono, dirección, mail, IP, matrícula del coche…). Desde mi punto de vista un verdadero despropósito y basado en un mundo diametralmente opuesto al actual. Considerar cualquiera de esos datos como sensible y susceptible de protección no deja de ser un despropósito en una sociedad en la que se publica a diestro y siniestro nuestro nombre y apellidos, gustos, matrículas, dirección de residencia o fotografías de nuestros hijos o nuestra casa.

Porque, analizándolo fríamente, qué datos debemos considerar absolutamente privados y cuya publicidad podría causarnos algún tipo de problema?. Realmente, muy pocos. Quiero decir, al margen de claves secretas de acceso a servicios personales e intransferibles (cuentas corrientes, tarjetas de crédito o páginas web determinadas) el resto de los datos realmente poco o muy poco nos deberían de preocupar.

Nuestros datos son personales, pero hoy en día son públicos también. Su conocimiento por parte de terceros no nos genera ningún tipo de problema real (salvo los contados casos que pueda haber de acosadores que sepan nuestra dirección, por ejemplo. Aunque si son acosadores, es evidente que la conocerán igualmente).

Considerar una dirección de e-mail como dato protegido es algo absolutamente incomprensible hoy en día. Se podrá alegar que es para proteger del spam o de correo comercial no deseado, pero no deja de ser una mera disculpa. Una llamada telefónica es mucho más intrusiva que un mail y las llamadas comerciales están permitidas.

En un mundo hiperconectado la información que nos permita ser susceptible de estar en conexión con nuestro entorno es vital. Y el correo electrónico es una de las más importantes.

De hecho, la generación de nativos digitales y nuestros propios hijos tienen un concepto de la privacidad absolutamente diverso al nuestro. Mucho más actual y menos encorsetado con prejuicios decimonónicos. Y, por ese mismo motivo, se preocupan realmente de compartir lo que de verdad quieren compartir y de configurar el alcance y privacidad de sus redes.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break de inicio de semana. Aunque hoy nadie hablará de privacidad sino del Rey y su abdicación… Qué se hace? Somos diferentes!

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

seguridad_vs_privacidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s