Preocúpate por la seguridad hasta convertirla en hábito

“El único sistema seguro es aquél que está apagado en el interior de un bloque de hormigón protegido en una habitación sellada rodeada por guardias armados”.  Gene Spafford

Quizás la frase anterior suene a exageración, aunque no va del todo desencaminada. Los sistemas son inseguros. Siempre es posible encontrar una vulnerabilidad que permita al famoso “usuario malintencionado” de Microsoft colarse en tu sistema/dispositivo/ordenador y llevarse información confidencial, privada o hacerte la vida imposible.

Por ello debemos concienciarnos en proteger al máximo nuestros sistemas de manera que podamos garantizar, de un modo u otro, su seguridad. Comportamientos como contraseñas fuertes, variadas y seguras, no almacenarlas en ningún dispositivo, claves de acceso a todos los dispositivos, no utilizar la función autocompletar bajo ningún concepto y toda esa serie de recomendaciones que estamos hartos de leer en foros, blogs y artículos, deberían no solo no suponernos ningún esfuerzo, sino tenerlos tan interiorizados que formaran parte de nuestro comportamiento habitual.

Cuanto antes incluyamos este tipo de comportamientos seguros en nuestros hábitos de conducta menos problemas tendremos.

En nada, en otra revolución que ya ha comenzado, nuestras casas pasarán de ser “simples” viviendas a smarthouses o i-casas, con la proliferación del llamado Internet de Las Cosas.

Tendremos hogares repletos de dispositivos con los que nos comunicaremos vía web capaces de funcionar sin estar nosotros delante: lavadoras que se pondrán cuando se lo digamos, luces que se apagarán solas si nos vamos a la cama, televisiones que escogerán los canales que queremos ver en función de nuestras preferencias y estado de ánimo o neveras que harán solas la compra cuando traspasen un umbral mínimo de productos son solo algunos ejemplos que están ahí a un par de años vista.

Ante este panorama… os hacéis una idea de la que se podría armar en cualquier de nuestras casas si el “usuario malintencionado” entrara en el sistema y se dedicara a reprogramar ciertos parámetros??. Música a altas horas de la madrugada, compras que llegan del supermercado sin conocimiento, lavadoras de prendas delicadas que se ponen a 90 grados y con centrifugado, …. Los inconvenientes pueden ser muchos y muy variados hasta el punto de hacernos la vida completamente imposible.

Convertir la preocupación por la seguridad (por nuestra propia seguridad) y por la privacidad en un hábito es, por tanto, una recomendación que se torna necesidad de cara a tener un futuro tranquilo y sin sobresaltos.

Empecemos desde ya a crear pautas de comportamiento seguro con nuestros sistemas y dispositivos. Si no, cuando queramos hacerlo será, probablemente, demasiado tarde.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break de inicio de semana, conscientes de que, en el campo de la seguridad y privacidad toda preocupación es poca. Y con internet de las cosas a la vuelta de la esquina, con más motivo.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Security

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s