Seguimos en un país en blanco y negro

Seguimos anclados en el mundo de las cavernas y así nos va! Al menos una buena parte de la sociedad española (y la gran mayoría de sus gobernantes) que siguen pensando en el intervencionismo en vivir de “papá Estado” negándose en redondo a cualquier tipo de avance.

Y el resultado es más que evidente, con unas cifras macroeconómicas que hablan por sí solas. El problema es que seguimos empecinados en no querer avanzar, en no querer subirnos al carro de las nuevas tecnologías, la economía colaborativa y la socialización de todo cuanto nos rodea.

Mientras en el resto del mundo (el mundo civilizado, claro) Uber obtiene la mayor ronda de financiación de la historia con 889 millones de euros (por encima incluso de Facebook en su día) y factura 20 millones de dólares a la semana, en España seguimos anclados en la época de Paco Martínez Soria y las gallinas en el taxi, protestando por la implantación de un servicio basado en la colaboración entre usuarios y que sólo ofrece ventajas para todos, y se amenaza con multas y sanciones a todos aquellos usuarios que utilicen estos servicios “por no tener autorización”.

Para todos menos para el Estado, claro, que ve que “hay tajada” en la aplicación y no puede soportar no “poner el cazo”. Las cosas no son como eran hace 30 años mal que les pese a muchos. Los nuevos tiempos, las nuevas tecnologías y la socialización del modelo en que vivimos han traído cambios radicales en la manera de relacionarnos, en el modo en que interactuamos y en como gestionamos las relaciones económicas.

La economía social y colaborativa nada tiene que ver con socialismos, capitalismos o marxismos. Para nada. No estamos hablando de política. Estamos hablando de un nuevo modelo de vida que se está implantando (se ha implantado ya) a nivel mundial en el que la colaboración y la interacción entre las personas y cómo compartimos no solo información, sino también bienes y servicios, marcan el camino.

Mientras tanto, aquí, en un país que por momentos solo parece de pandereta lo único que importa es el dios fútbol. Da igual que se gasten cantidades ingentes en primas, que se robe a mano armada en comisiones o que los clubes tengan deudas multimillonarias con Hacienda y Seg Social tan solo unos años después de haberles perdonado y puesto a cero con ellas “por la gracia de Dios”. Da todo igual, el futbol es sagrado.

Eso sí, en cuanto aparezca una mínima innovación que haga peligrar nuestro modo de vía tradicional de subvenciones, tasas y licencias concedidas a dedo, ahí sí. A legislar y a prohibir todo lo prohibible. Nos da igual que se llame Uber, que BlaBlaCar que AirBnb que lo que sea. Hasta nos planteamos ponerle límites a Twitter y a Internet en general!! Qué país…

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break. Y aunque parezca lo contrario, no nos hemos desayunado el ColaCao caducado, no. Simplemente que hay días que llegas al límite ante tanta hipocresía, intervencionismo y nula capacidad de avance.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Blanco y negro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s