Conocer a tu cliente es la única métrica que necesitas

Existe hoy en día una verdadera obsesión por medirlo todo. Al margen de las métricas habituales de rentabilidad sobre la inversión (que han existido desde tiempos inmemoriales aunque no se llamasen ROI), márgenes, o costes y beneficios marginales, hoy en día se ha dado un salto mortal y se mide, o se intenta medir, cualquier cosa.

El comportamiento de los consumidores no escapa a esta tendencia y es medido, o se intenta, con minuciosidad para controlar exactamente sobre qué inputs podemos trabajar para lograr convencer en nuestras campañas de marketing o publicidad.

Incluso ahora, al amparo del boom de “lo fit y lo saludable”, se miden parámetros físicos e incluso médicos a través de dispositivos de todo tipo que nos tienen completamente monitorizados y recopilan (y publican en redes!) toda clase de información absolutamente íntima sin que a nadie le preocupe lo más mínimo. (“es lo que se lleva…”). Quiero decir que a nadie le debería interesar las horas que he dormido esta noche o la frecuencia cardiaca que he tenido durante cada hora de las 6 que he dormido (o que he estado en la cama…).

Volviendo a la medida de los comportamientos, que me voy del tema, creo que, como en la mayoría de las ocasiones, el éxito está en lo sencillo.

La gran mayoría de empresas (las que pueden estar leyendo este post) no necesitan métricas complejas ni análisis de comportamientos basados en doscientos mil parámetros. El Big Data les queda grande. Muy grande. Realmente como a todo el mundo. No es más que otra engañifa más para que unos pocos sigan viviendo del cuento llenando sus CV de términos novedosos.

El cliente reacciona, como lo ha hecho toda la vida, ante campañas bien pensadas, perfectamente planificadas y elegantemente ejecutadas. No hacen falta más análisis.

Y si unimos a campañas de calidad (en todo su proceso de maduración/ejecución) el cuidado exquisito por los detalles y la interacción y comunicación con el cliente, cuidando al máximo sus necesidades y expectativas reales, no las que nosotros creamos que tiene, el resultado no será otro que el éxito garantizado.

Solo hace falta hacer las cosas con sentido común. Con exquisita profesionalidad y con una completa y total orientación al cliente. Lo demás, como decía un conocido spot de TV, son tonterías.

El problema es que, en la mayoría de ocasiones, no somos capaces de detectar las necesidades reales del cliente. O si lo hacemos, nos negamos a admitir que están muy alejadas de lo que realmente les queremos vender.

Por supuesto que hay que medir lo que hacemos, cómo lo hacemos y los resultados que obtenemos. Y analizarlo con minuciosidad para sacar conclusiones efectivas que nos ayuden a mejorar. Pero sin perder el norte no necesitar analíticas computacionales imposibles para nosotros. A nuestros clientes los conocemos nosotros. Y si no es así, deberemos esforzarnos por hacerlo. Es la única métrica que necesitamos.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break. Conociendo a nuestros clientes sabremos qué es lo que espera de nosotros. Es todo lo que necesitamos conocer.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

cliente-440x200

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s