Be unique. Be Yourself.

“Be authentic. Be genuine. Be real. Be yourself” Tai Sheridan

Es una verdadera pena que, cada vez con mayor frecuencia, la frase anterior tenga menos sentido. No porque no sea una verdad que debería de ser universal, sino por los pocos ejemplos de verdadera autenticidad que te encuentras en el camino.

Es cierto que el ser humano aprende por imitación. Desde pequeños, crecemos y evolucionamos imitando: primero a nuestros padres, luego a nuestros profesores. La imitación, es cierto, es la base de nuestro aprendizaje.

Pero lo que hace que exista diversidad, lo que hace que consigamos diferenciarnos, lo que hace que no seamos una simple calcomanía de quien tenemos al lado, es precisamente la autenticidad. La capacidad de ser genuinos, de interpretar la vida a nuestra manera, de mostrarnos tal como somos, de ser, en una palabra, nosotros mismos.

Hoy en día, en un mundo en que la innovaciON y el desarrollo está al cabo de la calle, cuánto más importante debería ser este hecho.

Sin embargo nos encontramos que, incluso las grandes empresas que dominan la economía a nivel mundial, adolecen, en gran medida, de falta de autenticidad y se limitan a copiarse, imitarse sacando versiones y re-versiones de productos o servicios que ya tiene la competencia, sin que supongan un mínimo de aporte creativo por su parte.

Es, evidentemente, mucho más sencillo coger una idea brillante de alguien, y hacerla tuya de manera que hagas creer a tus clientes que eres tú el precursor de esa idea revolucionaria gracias a tus dotes creativas e innovadoras.

Lógicamente este tipo de conductas son, al margen de inmorales, muy poco recomendables. El cliente, siempre lo hemos defendido, no es tonto. Y sabe diferenciar perfectamente si se encuentra ante una idea propia o ante un innovador. Incluso en el caso en que lo hagamos tan bien y de modo tan constante que parezca que la idea es nuestra, la red no olvida y tarde o temprano aparecerán las pruebas que demostrarán que esa idea  brillante de la que alardeamos y que nos hemos puesto como estandarte no es, en realidad, más que una apropiación indebida, dejando nuestra reputación en entredicho.

Seamos auténticos. Defendamos nuestra imagen de marca, nuestra filosofía de vida, nuestra visión y nuestros valores. Esa esencia que todos llevamos dentro y que nos define como únicos e irrepetibles.

Incluso en el caso de que no seamos capaces de ser lo suficientemente creativos como para crearnos una imagen de marca que defina claramente nuestra personalidad, cosa que es casi completamente improbable, no caigamos nunca en el error ni en la tentación de hacer nuestra otra idea o el trabajo de otro. Nuestra reputación, casi con seguridad, no lo soportará y, aunque durante un tiempo nos pueda resultar bien, tarde o temprano la caída será estrepitosa.

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break. Como cada día, original y auténtico. Reflejo de nuestro espíritu y de lo que defendemos con pasiON: la autenticidad!

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

????????????????????????????????????????

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s