Tu seguridad depende de ti: trabaja tus contraseñas

La seguridad de nuestros datos es, o debería serlo al menos, una de las mayores preocupaciones a las que enfrentarnos en un mundo como el de hoy.

Cuando hablamos de la seguridad de nuestros datos no nos referimos a nuestros datos personales. Nombre, apellidos, dirección de correo electrónico y hasta el número de móvil son, hoy por hoy, datos absolutamente públicos. Cualquier aplicación de las que tenemos instalada en nuestros móviles tiene acceso a todos ellos y los comparte o hace con ellos lo que le viene en gana. Si, si, así es. Y no hace falta irse a nada raro. Whatsapp mismo lo hace. Desde el mismo momento que lo instalas le regalas todo lo que está en tu móvil, incluido, por supuesto, tu agenda de teléfonos, direcciones y fotos…

Dada por perdida esa batalla, la de los datos personales “normales”, deberemos centrar nuestras preocupaciones en datos y documentos que manejemos en el día a día.

Documentos de trabajo, contratos, documentos escaneados, facturas, fotos… todo aquello con lo que trabajamos a diario desde nuestro ordenador y que, desde la llegada de los smartphones, también lo hacemos en movilidad, debemos mantenerlo alejado de miradas ajenas.

Partiendo de la base que mantenerlo en nuestros smartphones no es lo más seguro (como comentábamos antes, cualquier aplicación tiene permiso para acceder a ellos –incluso las aparentemente inocuas como pueda ser la linterna) la solución de tenerlos alojados en la nube se postula como la más adecuada.

Tomando, evidentemente, unas mínimas medidas de seguridad. Deberemos escoger un servidor en la nube que se ajuste a nuestras necesidades de capacidad y conectividad y proteger adecuadamente la información allí alojada. Una contraseña lo suficientemente segura es, obviamente, el primer e indispensable paso. Nada de contraseñas fáciles, matrículas, fechas de nacimiento o cosas sencillas. Debería contener caracteres numéricos y alfanuméricos, combinando mayúsculas y minúsculas para garantizarnos un mínimo de seguridad.

Tenemos en la mente el escándalo de estos días por el robo de fotografías comprometidas de varias celebrities americanas. El fallo, que en un primer momento se achacó a iCloud, no fue de seguridad del servidor sino de ataques directos a esas cuentas que no contaban con contraseñas lo suficientemente seguras (incluso algunas, carecían de ellas!!!). Si Rihanna o Jennifer Lawrence suben fotos comprometidas a su cloud y no le ponen contraseñas…. son un botín lo suficientemente goloso como para que cualquier hacker intente llevárselas, no??

Nosotros no somos Katy Perry (parafraseando a @SusanaCyZ) y es posible que creamos que a nadie le interesan nuestras cosas. Pero no es así. El ciberdelito y los ataques de seguridad están a la orden del día y hay infinidad de hackers y aprendices de hackers intentando crackear cualquier cuenta que se encuentren.

Protégete. Una contraseña fuerte minimiza las oportunidades para los malos. Si además, ciframos cualquier documento que subamos a la nube, estaremos duplicando nuestro nivel de seguridad y trabajando la inexpugnabilidad de nuestros datos.

Buenos y seguros días #fun4Shoppers. Nuestro #fun4Break de hoy  pretende ser una llamada de atención sobre la ligereza con que compartimos y tratamos nuestros documentos. Si no quieres tener sorpresas, protégete!!.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

contraseñas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s