Seguridad online, un mundo al revés

El mundo de la seguridad informática anda un tanto revolucionado últimamente. Robos de fotos íntimas de famosas (curiosamente solo famosas, el mundo hacker debe de ser eminentemente masculino, me temo), robo y publicación de credenciales de correos electrónicos (la última, nada menos que 5 millones de contraseñas de Gmail –por cierto, si no lo has hecho ya, cambia tu contraseña en Google-), de tarjetas de crédito, cloud,…

Todo ello nos puede llevar a pensar que el mundo 2.0, tal y como se está dibujando, es un lugar inseguro. Y no creemos que sea para tanto. Es, posiblemente, un lugar poco seguro, que no es lo mismo, pero que con las medidas necesarias para protegernos, debería ser razonablemente seguro. Al menos tanto (si no más) que el mundo terrenal en que estábamos acostumbrados a vivir.

Porque, queramos verlo o no por estar acostumbrados, el mundo real es ciertamente inseguro. La posibilidad de que nos roben el móvil en el autobús o en un descuido en un centro comercial es, sin duda, infinitamente más alta a que tengamos un ciberataque contra nuestra cuenta. Y con el móvil en la mano tendrá la llave de toda tu vida… (bueno, también es relativo, pero sabiendo protegerse).

Sin embargo las constantes noticias de filtraciones y robo causan una gran alarma social. Mucho más que las que se producen en el 1.0.

En todo caso, lo que todos, como usuarios, deberíamos exigir es una mayor seguridad por parte de los proveedores de servicios en la red (me da igual discos virtuales, que mail o redes sociales).

No es de recibo que, ante la difusión de noticias de este tipo, la respuesta de las compañías implicadas sea echarles la culpa a quienes no han protegido suficientemente sus cuentas. Os imagináis que, ante un robo en un banco, salga el director de la sucursal culpando a quienes tenían su dinero en la entidad??. Si lo habíamos metido allí será porque nos garantizaban una mínimas medidas de seguridad, no?. Al menos más que mantenerlo debajo del colchón.

Pues en el 2.0 lo mismo. De acuerdo que hay unas mínimas normas de seguridad que debemos cumplir, utilizar contraseñas seguras, verificación en dos pasos, uso de slatches y todo lo que tengamos en nuestra mano. Pero no nos engañemos. Tenemos que hacer todo eso porque los proveedores de servicio no han sido capaces, por sí mismos, de garantizar la seguridad de nuestros datos. Datos que, por otra parte, casi nos obligan a que almacenemos en la nube para que la experiencia de uso “sea completa”.

Volviendo al ejemplo anterior, es como si los bancos nos pidiesen a cada uno de nosotros que contratáramos seguridad privada para patrullar por sus sucursales y así garantizar la seguridad de nuestro dinero. No es de locos??

Es, posiblemente una batalla perdida. Estamos “en manos” de quienes nos suministran nuestra vida digital. Es un camino, además, de no retorno. Es impensable una vuelta atrás, al papel y a las comunicaciones tradicionales. El único recurso que nos queda es no utilizar los servicios que no nos garanticen (en función de las exigencias de cada uno) la seguridad que precisemos.

Y, mientras tanto, ya sabemos lo que nos toca. Hacer el trabajo que ellos no han hecho. Implementar todas las soluciones que conozcamos para tener lo que no queremos que esté al alcance de miradas curiosas.

Buenos días #fun4Shoppers. #fun4break de cierre de una semana un tanto convulsa. La semana que viene será, seguro, mejor. Disfruta del fin de semana. El lunes, si queréis, nos leemos otra vez.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

el mundo al reves

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s