Tienes todas las piezas del puzzle de tu empresa?

El tejido empresarial de este país está constituido, fundamentalmente por pymes. Muchos de ellos, pequeños negocios regentados por el propietario que se lanzan a la aventura del emprendimiento, que quieren tener la libertad y flexibilidad de llevar el negocio poniendo en práctica sus ideas personales, sin tener que reportar a nadie. Tan solo aplicando lo que creen que les va a ir mejor a su idea.

Sin embargo, como profanos en la materia, hay una serie de factores que, de no tenerlos en cuenta, pueden convertirse en críticos a la hora de lanzarnos a la aventura de emprender y determinar el futuro que tendrá nuestro proyecto

No tener un plan

Es una de las razones más comunes por las que fracasan muchos nuevos emprendedores. Tener diseñado un plan de cómo comenzar y operar el negocio es vital de cara al arranque del proyecto. Deberemos tener es previsto cada detalle planeado, de manera formal a través de un Business Plan, o del modo que queramos, pero debemos saber qué productos o servicios tendremos, cómo vamos a encontrar clientes, cual va a ser nuestro mercado, nuestra estrategia de marketing… . Además, deberá ser flexible y sensible; si algo del plan no está funcionando, deberemos ser capaces de identificar por qué y corregirlo.

No tener metas medibles

Es vital incluir, dentro de ese plan de funcionamiento (o de negocios), las metas que nos planteamos para nuestro proyecto. Los objetivos podemos definirlos de manera particular: podrían ser  un cierto nivel de ingresos dentro de un año o llegar a un cierto número de clientes en los primeros seis meses de vida. Lo que nosotros nos hayamos planteado. Tener metas nos permite diseñar una hoja de ruta detallada para alcanzarlas. Si nuestras metas no son medibles no sabremos si las decisiones que estamos tomando nos están acercando a ellas o, por el contrario, nos alejan.

“Descontrol” de los registros

Al margen de los registros habituales, y obligatorios en nuestro país, como son los libros de facturas recibidas, bienes de inversión y gastos (en los autónomos, contabilidad sujeta a PGC en empresas) deberíamos tener perfectamente identificadas y en orden todo el resto de documentación sensible de nuestro proyecto.

Registro de dominios y alojamiento de sitios web, contratos y acuerdos con los desarrolladores web y profesionales independientes, contratos de seguro, suministros, ofertas, pedidos,…. De todos ellos deberíamos llevar un archivo sencillo de manera que nos ayude a tenerlos perfectamente controlados y al día. Nos evitará, sin duda, muchos quebraderos de cabeza y gastos innecesarios.

Precios inadecuados

Con el lanzamiento de un nuevo negocio, la principal preocupación es siempre atraer a nuevos clientes y construirnos un nombre en nuestro nicho de mercado. Para ello, se suele caer en la tentación de fijar unos precios desmesuradamente bajos en el inicio. Si bien este enfoque puede producir pequeñas ganancias a corto plazo, puede ser perjudicial a futuro. Una vez que un cliente recibe algo a un precio muy reducido, puede ser complicado conseguir que paguen su valor real más adelante. Siempre es mejor dar un regalo adicional como extra que poner un precio “inmerecidamente” bajo. Y siempre que se regale algo, procura obtener algo a cambio. Aunque sea un “me gusta” en tu página de Facebook, o una dirección de mail o información de valor para tu proyecto. De ese modo harás ver al cliente que tu producto o servicio no es “gratis”.

Descuidar a los clientes

Un buen servicio al cliente es absolutamente esencial. Cada primera transacción con un nuevo cliente debe de ser el comienzo de una relación a largo plazo. Mantener el contacto con ellos para asegurarse de su satisfacción, enviarles ofertas preferenciales para los nuevos productos que puedas tener en el futuro, e interactuar con ellos en tus redes sociales será el modo de que puedas fidelizarlos y que vuelvan a confiar en ti en sus próximas compras.

No reconocer falta de conocimientos

Cuando nos lanzamos a un proyecto es seguro que, tarde o temprano, nos encontraremos con problemas que no estamos capacitados para resolver. No podemos saber de todo y, si nos encontramos en una situación así, pide ayuda. Hay toda una legión de profesionales y expertos “ahí fuera” que nos ayudarán a resolver esa situación de la mejor manera posible. Contratar con ellos te permitirá, además de tener una respuesta profesional, aprender de ellos de cara a posibles situaciones similares en el futuro.

Falta de pasión por el negocio

Incluso cumpliendo a la perfección todo lo anterior, es prácticamente imposible tener éxito sin pasión por el negocio. Si simplemente buscamos una nueva fuente de ingresos y descuidamos el producto o servicio que estamos vendiendo o nos mantenemos indiferentes a las necesidades de nuestros clientes, estaremos condenados, irremediablemente, al fracaso.

Una visión introspectiva y analítica de nuestra propia situación puede ser complicada de hacer, pero puede sernos de gran utilidad si nos ayuda a evitar los problemas descritos anteriormente.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Management www.fun4shoppers.com

puzzle-185414

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s