Qué hacer ante un ataque a tu imagen

Si una cosa está clara es que Internet ha dado a la gente la posibilidad de expresar sus opiniones con facilidad. Cuando se centra en un individuo, una marca o una empresa, esta voz colectiva o incluso los comentarios individuales, pueden tener un efecto positivo en términos de reconocimiento, publicidad e imagen de marca.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que las malas noticias viajan aún más rápido, y un comentario desafortunado, una crítica o una mala experiencia pueden hacer que la imagen que tanto nos ha costado crear, se tambalee. Y no solo las malas noticias. Una publicación desafortunada en nuestra cuenta personal o una imagen poco formal que subamos a la red puede tener el mismo efecto negativo.

La regla no escrita de internet es que todos somos iguales y todos podemos expresar nuestra opinión en el ámbito que queramos. El problema es que la coletilla que sigue a esa afirmación, el hecho de que sea siempre sin dañar u ofender a un tercero, no siempre se cumple, llegando, incluso, en ocasiones, a convertirse en difamaciones, insultos u otro tipo de delitos.

Podemos encontrarnos, y nos encontramos de hecho en ocasiones, con comentarios difamatorios hacia nuestra empresa y/o persona con acusaciones que no tienen base en hechos reales. Son situaciones en las que una información tergiversada se utiliza para atacarnos, dañar nuestra imagen de marca y, por tanto, nuestra reputación.

Para defendernos de este tipo de comportamientos, al margen de ponerlo en conocimiento de las autoridades si los comentarios son amenazantes, injuriosos o constituyen cualquier otro tipo de delito, tenemos a nuestro alcance una serie de herramientas que pueden ayudaros a darle la vuelta a esta desagradable situación.

Investigar

El (presunto) anonimato del que la gente cree que goza en Internet hace que la investigación de quién está detrás de la campaña de desprestigio pueda ser larga y costosa.  Si los ataques no provienen de organizaciones pseudo profesionales (hacktivistas) quizás una investigación profunda de las distintas redes sociales, perfiles abiertos, distintos nombres utilizados y comentarios en foros puede llevarnos a dar con la persona o personas que están detrás.

Si el ataque es grave, no debemos dudar en recurrir a la contratación de investigadores profesionales, hackers éticos o incluso a la justicia ordinaria para poder tener acceso a los datos de los atacantes (IP, correos u otra información portegida).

Uso de SEO

Podemos tratar de darle la vuelta a la situación invirtiendo esfuerzos en técnicas de SEO para aumentar el ranking de contenido positivo sobre nuestra marca/empresa, de manera que las acciones y comentarios destinados a desprestigiarnos queden hundidos en los resultados de buscadores, minimizando su alcance.

Contenidos propios positivos bien distribuidos con el objetivo de asegurar que lo que circula por la red son nuestras fortalezas. Un contenido más positivo, que incida en nuestras fortalezas y en comentarios y experiencias positivas, bien posicionado, es sin duda el paso más importante para la restauración de una imagen

Retirar las falsedades

Si podemos probar que una publicación es falsa, maliciosa y hecha con intención de dañar nuestra reputación un paso que debemos dar es dirigirnos a los propietarios de los sitios web en que se han publicado para solicitar la rectificación o incluso la eliminación de esas publicaciones. Siempre y cuando contemos con los argumentos y las pruebas que atestigüen lo que estamos diciendo.

Acudir a un profesional

Obviamente, si tienes un negocio o un trabajo que atender es posible que no tengas tiempo para llevar a cabo estas acciones. Los servicios profesionales de branding o reputación en internet salen, en ese caso, en tu ayuda, proporcionándote soporte para llevar a cabo todas estas acciones o cualquier otra adicional que permita llevar tu imagen o la de tu empresa al lugar de donde nunca debió salir.

En todo caso, hay una serie de recomendaciones o “hábitos de vida saludables” que podemos seguir para tener una reputación sana.

En primer lugar, averigua lo que se dice de ti. La mejor herramienta es crearte una alerta en Google sobre ti mismo (o sobre tu empresa). Saber lo que se dice de nosotros y nuestra empresa es vital de cara a poder pública y profesionalmente y aumentar, así la percepción de que somos responsables y nos preocupan nuestros clientes y colaboradores.

Trata de crear un engagement positivo. El éxito y la positividad llaman a éxito y positividad. Anima a tus clientes a compartir o preguntar, a interactuar, a contar su experiencia…. Las buenas historias no sólo aumentan tu reputación, sino que también llevan más tráfico a tu web.

Es vital estar atento a palabras clave negativas que puedan estar en la web relacionadas con nuestra marca. Si en nuestras búsquedas encontramos palabras como “estafa”, “mentiras“, o cualquier palabra que tienen una connotación negativa inmediata, debes actuar de inmediato para parar cuanto antes el efecto que pueda tener con nuestra empresa.

Buenos días #fun4Shoppers. Nadie está libre de sufrir un ataque intencionado contra nuestra reputación. Nuca está de más, recordar algunos conceptos claves. Ha sido, nuestro #fun4Break. Feliz inicio de semana!

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Branding

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s