Archivo de la etiqueta: Atención al cliente

Tono y lenguaje en la comunicación con tus clientes

En 1967, Albert Mehrabian (padre del estudio de la comunicación no verbal), llegó a la conclusión de que la capacidad de que nuestro mensaje sea completamente entendido por nuestro interlocutor depende de:

  • El mensaje en sí (7%),
  • El tono de voz empleado (38%)
  • El lenguaje no verbal que acompaña al mensaje (55%)

Parece obvio que el mensaje, lo que decimos, tiene una muy pequeña influencia en la capacidad de llegar a nuestro interlocutor. Sin embargo, esto es así solamente cuando podemos utilizar las otras dos herramientas, el tono y el lenguaje no verbal, para complementar al mensaje. Es decir, en las conversaciones.

Cuando nos encontramos “frente” a nuestros clientes, bien sea en el cara a cara de nuestra empresa o establecimiento, o mediante una conversación telefónica o videollamada, tenemos a nuestra disposición las tres herramientas y deberemos, por tanto, trabajarlas conjuntamente.

Voz y tono no son lo mismo. Normalmente tenemos siempre la misma voz (salvo ronqueras y/o afonías) pero podemos acomodar el tono de nuestras palabras  dependiendo de quién sea nuestro interlocutor. No hablamos, seguramente, del mismo modo, con nuestros familiares o amigos que con nuestro jefe.

Los clientes son extremadamente sensibles a las actitudes que se transmiten a través de una entonación correcta y adecuada a la situación concreta que están planteando. No debemos utilizar el mismo tono en una conversación con un cliente enfadado por un fallo en el producto o servicio que nos ha comprado, que ante un potencial cliente que quiere informarse de nuestros servicios o quien nos está haciendo una sugerencia de mejora.

Es necesario capacitar al personal de servicio de atención al cliente para ser empático con las necesidades del cliente. Si el cliente está particularmente molesto por algo y simplemente quiere que resolver su problema, no es una buena idea bromear o utilizar un tono saracástico.

Por otro lado, si el cliente está dispuesto a seguir el juego, no hay nada malo en utilizar un poco de humor y simpatía. Solo podrá beneficiarnos y ayudar a que la resolución de la conversación sea positiva para ambas partes.

Por desgracia, no siempre es posible saber qué tipo de tono preferirán nuestros clientes y, aunque en general adoptar un tono “neutro” puede parecer lo más adecuado, investigaciones en este campo revelan que el 65% de los clientes encuestados prefieren un tono informal o casual. Obviamente desde la educación y el respeto y siempre teniendo muy presente no traspasar la fina línea entre lo casual y el “colegueo”. El estudio reveló, además, que esta preferencia se da en cualquier rango de edad estudiada.

Ser humano (no un robot) y cercano es, seguramente, la mejor estrategia.

El contexto, en todo caso, es importante. La atención al cliente debe adaptar su tono para adaptarse a la situación

Aunque, en general, los clientes prefieren un ser humano, tono amistoso, cada interacción de soporte es diferente y el personal de servicio al cliente debe ser capaz de reaccionar de forma apropiada a la situación.

Comunicaciones escritas

Cuando hablamos de nuestras comunicaciones por escrito, lógicamente, perdemos toda capacidad de complementar nuestro mensaje con ninguna otra herramienta. Debemos, por tanto, extremar el cuidado en lo que escribimos y en cómo lo escribimos.

El lenguaje es una herramienta extremadamente poderosa. La forma en que nos expresamos determinará que nuestro mensaje sea recibido positiva o negativamente. Incluso cuando se transmiten noticias desagradables, el uso de palabras positivas puede suavizar el impacto.

El lenguaje negativo generalmente necesita menos energía. Expresa lo que no se puede hacer y puede llevar a un tono sutil de culpa por parte de quien nos lee. Incluir palabras como ‘no puedo’, ‘no lo haré’, y ‘no se puede’ incide en la negatividad y no ofrece una solución a quien nos está pidiendo una.

El lenguaje positivo, por el contrario, es el arte de usar palabras y frases para crear una imagen positiva en la mente de los clientes y hacerles sentir bien acerca de su experiencia con nosotros. Trataremos siempre de hacer hincapié en lo que puede hacerse al tiempo que sugerimos soluciones, opciones y alternativas.

Es nuestra manera de demostrar voluntad de servir a nuestro cliente y es especialmente importante al decir “no” o dar malas noticias. Por ejemplo, ante un mismo hecho de falta de stock de un producto que un cliente nos ha solicitado podemos decirle:

  • “Estamos absolutamente desbordados. No podremos tener disponible ese producto hasta mediados de Noviembre”
  • “Estás interesado en el producto estrella de nuestro catálogo!!. Vamos a tener completa disponibilidad el 15 de Noviembre. Te lo enviaremos inmediatamente a partir de esa fecha sin ningún coste para ti en agradecimiento a tu fidelidad”

El mensaje es el mismo, pero el impacto es muy diferente. El cliente lo que quiere es sentirse importante.

Utilizar un lenguaje positivo es una forma muy sencilla de crear en el cliente una experiencia agradable y aumentar su lealtad y fidelidad, haciéndoles saber lo valiosos que son para nosotros.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Comunicacion

Convierte las quejas de tus clientes en tu mejor oportunidad

“Las estadísticas sugieren que cuando los clientes se quejan, los propietarios y gerentes de negocios deberían estar entusiasmados con él. El cliente que se queja representa una enorme oportunidad de mejora”.  Zig Ziglar

La gestión de las quejas de los clientes, para la mayoría de nosotros, es una perspectiva aterradora. Sin embargo, al escuchar con atención y respeto al cliente, poniendo todo de nuestra parte para resolver la situación, podemos obtener un resultado sorprendente: una relación más fuerte con el cliente.

Un comportamiento adecuado respecto de la queja de un cliente le hace ver que la empresa de preocupa por él, le importa su satisfacción y los problemas que pueda tener, haciendo crecer su confianza y lealtad hacia la marca.

En el corto plazo, tenemos dos consecuencias directas:

  • En ocasiones, asumimos problemas que, en realidad, no son nuestros sino que dependen de otros factores. (El cliente puede no estar en lo cierto, por no tener todos los datos a su alcance, pero siempre tiene la razón. Su realidad es la que debe importarnos)
  • La queja puede habernos supuesto un coste directo para solucionarla, pero muchísimo menos que lo que nos supondría la (mala) publicidad boca-a-boca que podríamos tener si no la hubiéramos resuelto con rapidez y de manera satisfactoria.

Mientras que, a largo plazo, cambia la percepción que nuestros clientes van a  tener de nuestra empresa:

  • Se habrán sentido valorados. Habremos escuchado atentamente, reconocido su problema y solucionado la situación en la mejor manera posible.
  • Se quedarán con nosotros y, casi con seguridad, se convertirán en nuestros mayores defensores, en nuestra mejor publicidad.

La gestión de las quejas de los clientes no debe ser ciencia ficción. Es, realmente, una cuestión de empatía: ponernos en su situación y pensar cómo nos gustaría que me resolvieran esa misma situación si fuera yo el que se queja o cómo querríamos que nos escucharan, que nos hablaran o que nos trataran.

Si estamos trabajando para tener un negocio rentable con una base fiel de clientes, ofreciendo un servicio que vaya más allá de la media, es fundamental. A menudo obtendremos como resultado a clientes convertidos en “embajadores” de nuestra marca haciéndonos publicidad.

Cuando un cliente se queja nos enfrentamos a una oportunidad para fortalecer nuestra relación con ellos. Ellos buscan la solución a su problema y, en el proceso, debemos ganarnos su confianza tratando de lograr que se sientan:

  • escuchados y entendidos (hemos escuchado ya que nos dicen sobre el problema / experiencia)
  • importantes y respetados (nuestro lenguaje corporal, nuestras palabras y el tono de nuestra voz dice que nos importa)
  • Además, son más propensos a estar tranquilos y a racionalizar sobre el problema, en lugar de reaccionar de manera agresiva como sería el caso de sentirse ignorados.

En general, a la mayoría de los clientes no les gusta quejarse o crear un escándalo cuando experimentan un problema con un producto o servicio. Ellos sólo quieren que el problema se solucione. En realidad, posicionarse en contra de la persona/empresa por un problema, es incómodo para ellos.

La gestión de las quejas de manera positiva sorprenderá gratamente a nuestros clientes. Una sorpresa que a menudo compartirán, además, con sus amigos. Por supuesto, lo contrario también es cierto. Incluso con más intensidad. Una mala gestión de una queja puede tener una repercusión nefasta en nuestra reputación y, en definitiva, tendrá resultados negativos en nuestra cuenta de resultados.

Buenos días #fun4Shoppers. Arrancamos la semana reflexionando sobre la correcta gestión de las quejas de nuestros clientes como pilar fundamental en la construcción de nuestra reputación. Ha sido nuestra #fun4Break de hoy.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

customer service

Lo que el hashtag te da (que no es poco) no te lo da nadie

Durante los últimos tiempos las redes sociales se han ido metiendo cada vez más en nuestras vidas, hasta un punto que no podemos comer en nuestro restaurante favorito, pasar una noche en un hotel o ver un programa de televisión sin ser bombardeado por los feeds de las redes sociales.

Existe una herramienta básica y vital para canalizar y clasificar toda esa avalancha de información y que es clave para hacer estudios de mercado y conocer las necesidades de nuestros clientes a coste cero.

Aunque tengamos memes por doquier que se burlan de él, la música dance lo utilice para “cantarle” a nuestro pasatiempo favorito (#Selfie) y  la generación de millenials ni siquiera sepa su nombre ni para qué se utilizaba antes de internet, el hashtag (#) es, sin duda, uno de los mejores inventos de las redes sociales.

Diseñados para buscar a través de millones de fragmentos de contenido compartido públicamente y que pudiéramos encontrar a otros que estaban hablando acerca del mismo tema, acerca de las cosas que queríamos escuchar, los hashtags tienen una potencia increíble como herramienta de escucha activa de nuestros consumidores y de nuestros potenciales clientes. Desde el momento en que se utiliza masivamente, adoptándose no solo en Twitter sino también en Facebook, Google + o Instagram, se convierte en medio indispensable para pulsar la realidad del mercado.

A través de esta escucha social podemos obtener, de manera rápida y precisa, información importantísima para poder tomar las decisiones adecuadas.

Visión general del mercado: Con un seguimiento adecuado a través de las distintas redes, es más fácil que nunca para una marca reunir ideas que le ayuden a entender el mercado de un nuevo producto o servicio. Por ejemplo, un desarrollador de aplicaciones que esté pensando en lanzar una nueva herramienta de productividad, puede “escuchar” el contenido generado por los usuarios a través de las redes para buscar lo que los compradores de productos similares están buscando un nuevo lanzamiento.

Análisis de la competencia: Del mismo modo puede proporcionar ideas claras en quiénes son nuestros competidores y lo que están haciendo. Imagínate poder saber, antes de lanzar un nuevo servicio, qué es exactamente lo que el mercado está dispuesto a pagar por ese servicio o qué factor diferencial está buscando que tus competidores no ofrecen.

Satisfacción de tus clientes: La palanca más importante de decisión en cualquier empresa o establecimiento es el conocer, exactamente, el grado de satisfacción de nuestros clientes. Con una monitorización precisa de los hashtags podemos tener información precisa y en tiempo real de las experiencias y sentimientos compartidos por nuestros clientes. Muchas marcas crean comunidades online en las que sus clientes hablan y comparten, pero la verdadera magia para la marca es poder filtrar esos contenidos para comprender mejor a sus clientes.

Servicio al Cliente y Fidelización: Por último, pero no menos importante, es el servicio al cliente y la fidelización. Teniendo en cuenta que la captación de nuevos clientes es 6 veces más caro que la fidelización, saber interpretar las redes sociales proporciona una plataforma perfecta para que las empresas no sólo resuelvan los problemas de sus clientes sino que los fidelicen.

No cabe duda del poder que tienen hoy en día las empresas “sociales”, entendidas como aquellas que hacen uso de la información que les proporcionan las redes sociales, utilizando toda su potencia y capacidad de generar engagement y conversación.

Lo que hace que una empresa verdaderamente “social” es la forma en que utilizan las plataformas, las herramientas y el contenido generado por los usuarios para mejorar la búsqueda, escuchar, interactuar y enamorar a sus clientes.

Para que una empresa sea “social”, se necesita empleados sociales y, posiblemente más que cualquier otra cosa, que estén absolutamente concienciados en la necesidad de tener un producto o servicio centrado en el cliente. Porque la base de las empresas “sociales” son empleados “sociales” que cada día traten de proporcionar mejores experiencias a sus clientes.

#fun4DJ #fun4Break #BeSocialMyFriend www.fun4Shoppers.com

hashtags-facebook

Además de ser bueno, debes parecerlo… O serás invisible a tus clientes

Cuando vamos a un restaurante, a una tienda de moda o cuando en nuestro establecimiento tenemos una relación continuada con un proveedor, es fácil determinar si estamos recibiendo un buen servicio. La interacción con los camareros del restaurante, la comunicación con el empleado o dueño de la tienda o la relación que tengamos con nuestro proveedor, hace que gracias a una comunicación más o menos directa, conozcamos la realidad y la calidad de la relación comercial. Sabremos, y les haremos saber a nuestros interlocutores, si el servicio ha sido correcto, si hemos estado satisfechos en nuestra visita o si tenemos alguna queja. Por el contrario, el restaurante, la tienda o el proveedor, tendrá la oportunidad de trasladarnos sus comentarios, sugerencias o mejoras de cara a que nuestra satisfacción sea total.

Sin embargo, hay ocasiones (e incluso sectores) en los que el servicio de atención al cliente puede ser menos visible, e incluso invisible.

Pensemos en una situación de lo más cotidiana: nuestro ordenador portátil, con el que llevamos dos años trabajando, de repente un día se estropea. Casualmente recuerdas que tenías una extensión de garantía y, tras buscarla, compruebas que aún está vigente. Llamas, al día siguiente te recogen el ordenador y, al cabo de tres días lo tienes de vuelta en casa perfectamente puesto a punto y reparado. Has tenido una experiencia fantástica, te han tratado divinamente y te han resuelto el problema con inmediatez. Piensas, en ese momento, que cuando contrataste esa extensión de garantía tomaste la decisión adecuada. EL servicio es excelente y, en cualquier otra ocasión que se te presente, la volverás a contratar y, además, recomendarás a cualquiera que lo haga.

Pero… y si no se hubiera estropeado?? En ese caso nunca hubiera tenido la oportunidad de experimentar su excelente servicio de atención al cliente, ni su rapidez de respuesta ni la efectividad con que resolvieron mi problema. Hubieran sido completamente invisibles. Es más, me replantearía, seguramente, en una situación equivalente a futuro, el volver a contratarla pues no habría podido comprobar que, realmente, servía para algo….

Por eso, además de ser buenos, debemos parecerlo. Especialmente si nos encontramos en un sector en el que sea fácil que no se perciba la calidad de nuestro servicio de atención al cliente, deberemos diseñar un plan de comunicación con nuestros clientes para que tengan constancia de su existencia y de la excelencia del mismo. No debemos esperar a que se produzca una incidencia para demostrar lo buenos que somos, sino proactivamente comunicarnos con nuestros clientes para hacerles ver que estamos ahí, que nuestra relación no ha terminado con la transacción comercial. Encuestarles sobre su experiencia con nosotros, si todo va como debería, si tienen algún problema, si necesitan alguna sugerencia o ayuda…

Es, además, en esas comunicaciones, donde conseguiremos que nuestros clientes perciban la excelencia de nuestro servicio, donde les haremos ver que no son simples números, que nos interesamos por ellos y que nos preocupa su satisfacción.

Es, sin duda, una de las grandes oportunidades para, no solo fidelizarles, sino enamorarles.  Porque la comunicación con el cliente no debería terminar con la transacción comercial. De hacerlo así, correremos el riesgo de convertirnos en invisibles, de que nuestro perfecto servicio de atención al cliente pase completamente desapercibido y, no sólo no nos reporte oportunidades de negocio, sino que ocasione que desaparezcamos de la mente de nuestro cliente. Y eso, sin duda, es lo peor que nos podría pasar.

Buenos días #fun4Shoppers. Arrancamos la semana cargados de energía y buenos propósitos. El primero: conseguir que nuestros clientes perciban siempre lo buenos que somos. Ha sido nuestro #fun4Break de hoy.

#fun4DJ #fun4Break www.fun4shoppers.com

Cliente

Estás ignorando a tus clientes?

Imaginemos la siguiente situación: un cliente entra en tu establecimiento y comienza a mirar los productos expuestos. Los examina, echa un vistazo al local, y continúa con su recorrido. Establece contacto visual contigo y se te acerca: “buenos días, estaba buscando XX… tenéis algo parecido?

Al escuchar la pregunta, te das la vuelta y pasas a hacer cualquier otra cosa sin contestarle. Más tarde, suena el teléfono. Podría ser un posible cliente o un proveedor. Pero lo ignoras. No estás haciendo nada de importancia, pero decides no contestar. Total, para qué?

Cualquier persona en su sano juicio dirá, a estas alturas, que eso es una locura, que nunca en la vida sucedería en su establecimiento. Que un comportamiento de ese tipo supone despreciar a un cliente que, con seguridad, nunca más volverá.

Sin embargo comportamientos así suceden. Constantemente. Cada día. En el mundo online.

De los últimos estudios realizados en redes sociales se desprende que la mayoría de las preguntas publicadas en las páginas de Facebook se quedan sin respuesta. De hecho, alrededor del 58% de todas las preguntas no obtiene respuesta. Eso es exactamente lo mismo que no contestar el teléfono o ignorar a los clientes que entran en tu tienda. Lo mismo. Y, si no es una buena práctica en el mundo real, definitivamente tampoco lo es en el online.

En algunos casos, en determinados sectores, ese porcentaje llega a un crítico 95% de comentarios y preguntas sin respuesta. Os imagináis un establecimiento en el que sistemáticamente se ignorase a todo aquel que entrara?? Sería de locos, no??

No sólo es Facebook. La situación en Twitter o en cualquier otra red social es alarmantemente parecida.

Cada vez más, nuestros clientes se van al mundo 2.0 para investigar sobre las empresas y sus productos y servicios, para informase sobre ellas, hacer preguntas y pedir opiniones. La proliferación de la tecnología móvil sólo ha hecho que multiplicar esta situación.

La gente está hablando, comentando y preguntando. Y nosotros, los establecimientos y las empresas, no estamos escuchando y respondiendo.

Toda pregunta, y cuando decimos toda queremos decir TODA, debería tener su respuesta. Incluso aunque sea un “no lo sé, pero voy a averiguarlo y me pongo en contacto con Vd”.

Si cada comentario recibe una respuesta, o, en el peor de los casos, una similar a la anterior,  la persona que la ha hecho sabrá que alguien le está escuchando, que puede interactuar contigo, que estás en su mismo canal.

En física, la tercera ley de Newton establece que “Toda acción recibe siempre una reacción igual y opuesta”. Deberíamos, del mismo modo, establecer una ley similar para todas aquellas empresas/establecimientos que utilicen las redes sociales: “Para cada comentario o pregunta que nos hagan en redes, deberá haber siempre un comentario o respuesta apropiada.

Lo más importante de esta ley de la interacción en redes sociales son dos palabras: cada y siempre. Eso deja poco margen de maniobra. TODO comentario deberá recibir SIEMPRE una respuesta.

Si no contestas estás enviando el mensaje de que no te importa en absoluto lo que quieran tus clientes. Incluso que te importa poco tu negocio. Al no responder, le estás trasladando que no son importantes para ti. Les estás, directamente, despreciando. Ignorándoles, del mismo modo que lo harías si no les contestas ante una pregunta en tu propio establecimiento.

Tus respuestas deberán producirse, además, en el momento oportuno. No hay una fórmula magistral para determinar el tiempo máximo para responder, pero desde luego deberá hacerse con la mayor inmediatez que se pueda. La sensación de sentirse ignorado crecerá exponencialmente con el tiempo transcurrido para obtener una respuesta.

El componente social de las redes hace que nuestros clientes no se conformen solamente con leer lo que publicamos. Esperan, además, algún tipo de interacción o reconocimiento.

Y no es, en absoluto, una pérdida de tiempo. Un simple clic lleva un segundo. Una respuesta simple, diez o veinte segundos. A todos nos gusta sentirnos reconocidos. Nos hace sentir bien. Si haces sentirse bien a tus clientes serán más propensos a que su relación contigo sea más fructífera y duradera.

#fun4DJ #fun4Break #BeSocialMyFriend www.fun4shoppers.com

Yes-No-Maybe

Mejorando nuestra presencia en RRSS

Hoy en día la gente quiere, y espera, de las empresas que tengan una presencia activa en las redes sociales. Esto, lógicamente, significa que estar activamente en redes puede ayudar a satisfacer las necesidades del cliente aportándole respuestas en tiempo real.

En fun4Shoppers somos defensores, por supuesto, del uso empresarial de las redes sociales. Si crees que puedes mejorar tu presencia, tus resultados o, simplemente, quieres conocer si estás en el camino correcto, hemos preparado cinco “tips” que pueden ayudarte a mejorar o reafirmarte en lo que estás haciendo.

Responde a tus clientes con rapidez

Vivimos en un mundo hiperconectado en el que la inmediatez se ha convertido casi en una exigencia. Tus clientes, por tanto, desean respuestas casi instantáneas. Revisa (o haz revisar) tus redes sociales con frecuencia para tener controladas en todo momento las posibles preguntas y/o quejas que pueda haber. Respondiendo rápidamente tus clientes se sentirán escuchados y, por tanto, valorados.

No borres las quejas

Nada ni nadie es perfecto con lo que es fácil que, con cierta frecuencia, surjan problemas o quejas por parte de tus clientes. Es lo más normal del mundo. Ante esto, tu primer impulso puede ser borrar esa crítica. Sin embargo, eso te puede hacer más daño que no hacerlo. Si tus clientes ven el problema, pero comprueban que estás haciendo lo posible por resolverlo, aportando soluciONes, estarás demostrando proactividad, adaptación a la adversidad y capacidad de reacciON frente a los inconvenientes. Admitir los errores y promover los mecanismos de mejora oportunos hace ver a tus clientes que su satisfacciON es tu máxima prioridad.

Aprovecha el potencial de Twitter.

Twitter se ha convertido en la meca de servicio al cliente. Tus clientes acuden a Twitter para expresar sus preocupaciones, hacer preguntas y obtener resoluciones a sus problemas. Si tu empresa o establecimiento es lo suficientemente grande quizás sea una buena idea abrir una cuenta específica de atención al cliente para separarla de la interacción habitual con tus clientes. Estarás mostrando así, una aún mayor preocupación porque tu atención al cliente sea excelente al dedicar una persona (quien administre esa cuenta) a responder en tiempo real las dudas, problemas y quejas que puedan tener tus clientes.

Vigila tus mensajes en Facebook.

Facebook cambia cada poco el diseño, por lo que es importante saber que todo está funcionando adecuadamente y que tus clientes pueden ponerse en contacto contigo fácilmente. Los mensajes a través de Facebook constituyen uno de los mejores canales de comunicación con tus clientes. “Todo el mundo” tiene FB y el hecho de que no sea necesario que les guste tu página para ponerse en contacto contigo abre las posibilidades de comunicación hasta límites insospechados. Cuida tu bandeja de entrada y responde con inmediatez. Debemos tener en cuenta, además, que esos mensajes (en las páginas de negocios) son públicos (y no te aparecen en tu feed de noticias, por los que debes buscarlos en notificaciones  o en el apartado “esta semana”) por lo que huelga reiterar la importancia de tenerlos atendidos.

Befun4MyFriend

Es nuestro lema, pero además de eso, debería ser nuestro “modo de vida” en las redes. Jugar bonito suena simple, pero no siempre se hace. Una buena actitud y comportamiento agradable pueden dar la vuelta a casi cualquier situación. Amabilidad, buenas maneras, cuidado exquisito del lenguaje, positividad y una pizca de ingenio conseguirá convertir cualquier crítica en una oportunidad de crecimiento y mejora. Se positivo y amable y tus clientes, casi sin excepción, te devolverán positividad y amabilidad.

Buenos días #fun4Shoppers. Estamos convencidos de que todos vosotros seguís estos cinco consejos a la perfección, En todo caso, nunca es mal momento para recordarlos. Ha sido, nuestro #fun4Break de hoy.

#fun4DJ #fun4Break #fun4SocialMedia www.fun4Shoppers.com

BeSocialMyFriend

Será por cuentas!!! (que no por dinero…)

Aquí hay algo que no funciona. Resulta que ayer andaba como un alma en pena por culpa de una bomba de gasolina y una presunta factura que hacía tambalearse la única escapada veraniega de este año y resulta que no tengo de qué preocuparme. Tengo cuentas a porrón, así que, tirando de una de ellas, se acabaron las penurias.

Al menos eso parece. En estos momentos hay en mi bandeja de entrada, y solo entre los correos recibidos en los dos días que llevamos de semana, tres correos del Banco Santander, dos de Open Bank, uno de Caja Mar, otro de Caja Rural y dos más del Banco Popular. No está mal, la verdad. Lo mismo tengo un Pujol entre mis apellidos en el que no había reparado…

En todos ellos, como es lógico, me piden que verifique mis credenciales y los datos de las tarjetas de crédito para poder seguir usándolas con normalidad.

Obviamente, huelga decir que no tengo cuenta en ninguno de ellos.

Sin embargo hay varias cosas que me inquietan. En primer lugar, me sorprende es que se sigan haciendo este tipo de envíos que son tan insultantemente fraudulentos. Evidentemente todos (salvo algunas contadas, sonadas y famosas excepciones) sabemos en qué bancos tenemos depositado nuestro dinero con lo que, recibir un correo así debería poner en alerta hasta el más pintado.

En segundo lugar, y es lo que me parece más preocupante, es la facilidad con que esto sucede. No en todos los casos (en lo que es el colmo de la chapuza, ya), pero sí que en buena parte de estos mensajes, la dirección del remitente son supuestos correos corporativos de las propias entidades bancarias para darles mayor verosimilitud. Evidentemente esto supone un cierto grado de hackeo de las webs y servidores de estas entidades. Que una cosa es simular  una dirección falsa y otra que te llegue directamente desde el correo corporativo.

Esto, al menos a mí, me hace poner, cuando menos, en entredicho la presunta seguridad de las instituciones financieras, su credibilidad y su confianza. Incluso hace que le encontremos cierto sentido a muchas de las noticias que leemos en los medios sobre fraudes, prácticas abusivas e incluso ilícitas por parte de la banca, y de la cantidad de dinero que se malversa, se “pierde” o simplemente desaparece.

En fin, que no era más que una reflexión en voz alta. Voy a ver si decido entre el amplio abanico de entidades que tengo en el buzón de entrada para que me deje algo de dinero y me voy a buscar el coche (que, por cierto, buena noticia: al final el facturón ha resultado algo más llevadero que lo inicialmente presupuestado gracias a la, nunca suficientemente bien valorada, ayuda de las “segundas marcas”. La escapada estival parece más que asegurada!!)

Buenos días #fun4Shoppers. Son las doce del mediodía y este ha sido nuestro #fun4Break veraniego de hoy. A que vosotros también tenéis, como yo, cuentas en bancos que nunca os habíais imaginado?? Es otra de las ventajas no reconocidas de las nuevas tecnologías!!.

#fun4DJ #fun4Break #fun4Summer www.fun4shoppers.es

cuentas_de_banco